Información

Las historias médicas más impactantes

Las historias médicas más impactantes

A lo largo de la historia de la medicina, se han registrado tantas rarezas médicas, recuperaciones milagrosas, preguntas extrañas y secretos no resueltos que se han escrito millones de artículos y libros. Aunque las rarezas no son deseables para un enfoque científico, la manifestación de los milagros hace feliz a alguien y fortalece su fe.

Desafortunadamente, muchos secretos médicos permanecen sin resolver. No siempre es posible juntar las partes de un rompecabezas intrigante. Una persona comienza a comprender que todavía tiene mucho que aprender sobre lo que antes parecía haber sido finalmente estudiado: sobre nuestro cuerpo.

Un ejemplo de esto son diez de las historias médicas más impactantes, que demuestran el misterio del hombre y sus increíbles capacidades.

Saliendo de un coma después de 19 años. La historia de salir de un coma después de muchos años no es del todo inusual. Pero tales casos siempre son atractivos, porque una persona parece barrer con el tiempo. Esto le sucedió a un trabajador ferroviario polaco que había estado inconsciente durante 19 años. La historia comienza en la década de 1980, cuando Polonia estaba bajo el dominio comunista. El país confundido ha entrado en un período de desesperación y pobreza. El trabajador ferroviario Jan Grzebski recibió una grave lesión en la cabeza por la fijación del carro. Fue llevado al hospital, donde los médicos le contaron a su familia la triste noticia. Además de sus lesiones laborales debido a un accidente, Yang sufrió de cáncer cerebral. El hombre cayó en coma durante 19 años. Los médicos creían que no podría vivir más de tres años. Sin embargo, la familia de Yang y su esposa creían que él podría recuperarse. El paciente estaba rodeado de cuidados y todo lo necesario para sobrevivir. La historia terminó de una manera sorprendente: el Sr. Grzebski se despertó el 12 de abril de 2007, después de 19 años de coma. Los doctores simplemente levantaron las manos. El mundo a su alrededor se ha vuelto completamente diferente, el capitalismo y la democracia han llegado. Imagine la sorpresa del trabajador cuando supo que el comunismo ya había caído hace 18 años y que 11 nietos lo esperaban en casa. Yang dijo: "Hoy me sorprende que todas estas personas que caminan con sus teléfonos móviles se quejen constantemente de algo. Pero no tengo nada de qué quejarme". Tal declaración es un recordatorio valioso para todos aquellos que no están contentos con la vida. Desafortunadamente, a menudo no apreciamos las cosas más simples de la vida hasta que las perdemos.

Niños con síndrome de hombre lobo. Por supuesto, el niño indio Prithviraj Patil y la niña tailandesa Supatra Sasuphan tienen sus propios sueños. Se comportan como cualquier otro niño en todo el mundo: les encanta jugar, nadar, pintar y comer helado. Pero se distinguen de sus pares por una enfermedad congénita inusual: la hipertricosis, también conocida como síndrome del hombre lobo. Esta terrible enfermedad es bastante rara e inusual. Desde 1638, solo se han registrado 50 de estos casos. Los niños sufren de crecimiento incontrolado del cabello. Como resultado, hebras gruesas como pieles de animales cubren sus cabezas y partes del cuerpo. Ni la medicina ni la ciencia pudieron encontrar una respuesta sobre el origen de tal anomalía. Es muy triste leer los titulares de los periódicos sobre estos niños, "mitad humano, mitad lobo", "un verdadero cachorro de lobo". Estas personas ya no sufren el síndrome en sí, sino una sociedad cruel.

El hombre es un conductor de corriente. A veces las personas reciben atención pública al afirmar que pueden controlar la electricidad. Uno de esos "magos" es José Rafael Márquez Ayala. Este puertorriqueño parece ser un superconductor humano, ya que puede pasar una gran cantidad de corriente eléctrica a través de su cuerpo. José puede soportar diversas influencias de este tipo sin sufrir ningún daño y sin experimentar efectos secundarios. Al hacerlo, incluso puede prender fuego al papel con los dedos. Si esta historia es real, entonces es realmente sorprendente.

Maravillosa recuperación después de caer desde el piso 47. El New York Daily News informó que el 7 de diciembre de 2007, los hermanos Alcides y Edgar Moreno trabajaron en la plataforma, limpiando las ventanas de uno de los rascacielos de la ciudad. De repente, una estructura de 5 metros se derrumbó desde una altura de 47 pisos. Edgar murió en el acto, pero Alcides logró sobrevivir engañando a la muerte. Los médicos realizaron al menos 16 operaciones: el paciente se rompió las costillas, las dos piernas y el brazo derecho durante una caída, y también se lesionó gravemente la columna vertebral. Los médicos describen la recuperación de la víctima como "milagrosa" y "sin precedentes". Según sus estimaciones, Alcides Moreno recuperará completamente su salud en dos años.

Un adolescente que ha vivido 118 días sin corazón. Jeanne Simmons de Carolina del Sur es una maravilla médica ambulante. La niña pudo vivir unos cuatro meses sin corazón mientras esperaba que un nuevo órgano reemplazara el dañado. Simmons sufría de miocardiopatía dilatada (DCM), lo que significa un corazón débil y agrandado que simplemente no podía bombear sangre de manera eficiente. Los cirujanos del Miami Holtz Children's Hospital realizaron los trasplantes iniciales el 2 de julio de 2008, pero el corazón dejó de funcionar y se extrajo rápidamente. La propia Jeanne continuó viviendo sin corazón, y su sangre fue bombeada artificialmente, usando bombas. El Dr. Ricci, director de cirugía cardíaca pediátrica, dice: "Ella esencialmente vivió 118 días sin corazón, su circulación sanguínea se mantuvo con solo dos bombas".

La vida sin dolor. Gabby Gigrace es una enérgica niña de 9 años que no se ve diferente de sus compañeros. Pero la niña difiere de la mayoría de nosotros en una condición muy rara e inusual conocida como CIPA. Es insensibilidad congénita al dolor acompañado de anhidrosis. A nivel mundial, solo se han documentado 100 casos de esta enfermedad. Gabby nació sin la capacidad de sentir dolor, frío y calor. Tal regalo puede parecer sorprendente para muchos, pero de hecho, tal estado es bastante destructivo. La sensibilidad al dolor es importante porque el dolor funciona de manera similar a los mecanismos de prevención y defensa. Los padres de Gabby notaron que algo andaba mal cuando su hija tenía cinco meses. Por alguna razón, el niño se mordió los dedos hasta que sangraron. Más tarde, el desafortunado niño incluso perdió un ojo y recibió heridas graves debido a rascarse y rascarse en exceso. Se tomaron varias medidas para proteger a Gabrielle de tales incidentes. Los padres desesperados hicieron todo lo posible para asegurarse de que el niño pudiera vivir en condiciones tan difíciles. Brave Gabby se convirtió en el personaje principal del documental "Vida sin dolor", dirigido por Melody Gilbert. Cuenta la emocionante historia de una niña infeliz.

Alergia al agua. El agua es una parte integral de nuestra vida. Tomamos baños calientes, nos cepillamos los dientes, limpiamos la casa o simplemente apagamos nuestra sed con ella. La gente simplemente no puede vivir sin agua. Lo más interesante son los casos de enfermedades cuando se observa una reacción alérgica a este líquido. Lo creas o no, algunas personas sufren de formas raras de urticaria conocidas como urticaria acuosa y picazón acuosa. Ambas son reacciones alérgicas al agua. Son tan inusuales que no se han descrito más de 40 casos de este tipo en el mundo. Los ejemplos incluyen Ashley Morris, de 21 años, australiana, y Michaela Dutton, de 23 años, inglesa. Las niñas tienen un tipo raro de alergia, el único caso de 230 millones de enfermedades de la piel es la urticaria por agua. Si el agua entra en su cuerpo, aparecerán rayas rojas con picazón, hinchazón y ampollas en todo el cuerpo. Para ambas chicas, la ducha es una tortura dolorosa. Michaela no puede beber agua, café o té, ni siquiera puede comer fruta. Estos alimentos causan ardor, erupciones cutáneas e hinchazón de la garganta. Pero el cuerpo parece ser tolerante con Coca-Cola Light. Ashley también trata de evitar el contacto con el agua tanto como sea posible: dejó de practicar deportes y cualquier actividad física que pudiera causar sudor. La urticaria acuática es una enfermedad tan rara que los médicos no pueden comprender completamente el complejo mecanismo de este extraño trastorno de la piel.

Una familia que no puede dormir. FFI significa Insomnio familiar fatal, un trastorno genético raro. Aquellos que sufren de FFI están constantemente tratando de dormir, pero no pueden hacerlo. La enfermedad roba no solo el sueño, sino también la mente. Finalmente, la vida se convierte en un mundo crepuscular continuo durante varios meses antes de la muerte. Sherrill Dinges, de 29 años, es uno de los miembros de la familia con este síndrome. Todos sus parientes portan el gen FFI. Tales condiciones son tan raras que solo se conocen unas 40 familias de este tipo en todo el mundo. El insomnio fatal de la familia ya ha matado a la madre de la niña, su abuelo y su tío. La propia Cheryl se niega a verificar, aunque sabe que su hermana no heredó el gen desafortunado. FFI comienza con convulsiones leves, ataques de pánico e insomnio. Con el tiempo, los pacientes comienzan a sufrir alucinaciones y el insomnio se vuelve tan grave que las personas ya no pueden dormir. Finalmente, los pacientes se vuelven locos y eventualmente mueren. La proteína mutada se denominó PrPSc. Si solo uno de los padres tiene el gen mutado, entonces el niño tiene un 50% de posibilidades de heredar y desarrollar FFI.

Mariposa niños. La triste historia de Sarah y Joshua Thurmond comenzó cuando los médicos les diagnosticaron Epidermólisis ampollosa (pénfigo congénito, EB), un trastorno genético raro. Se caracteriza no solo por ampollas en todo el cuerpo, sino también por la extrema fragilidad de la piel. Las erosiones y las ampollas se producen debido a la falta de proteína fibrosa en la capa de la piel, que es responsable de la fuerte conexión de los tejidos. Joshua sufre de una de las formas más graves de EB. Su hermana también era portadora de la enfermedad, pero falleció a la edad de 20 años en 2009. La investigación médica muestra que las personas nacidas con EB viven en promedio hasta 30 años, y la edad máxima alcanzada es de 40 años. Bebés de piel de seda, piel de bebé de cristal y bebés de mariposa son términos utilizados para describir las condiciones desfavorables en las que los pacientes jóvenes tienen que vivir. Su piel es tan sensible como las alas de una mariposa. La mínima presión puede causar heridas dolorosas. La valiente Sarah y Joshua han aprendido a vivir en un dolor constante y extremo. Para aliviar su tormento y prevenir infecciones, los niños se ven obligados a usar vendajes especiales. Desafortunadamente, actualmente no hay cura para la EB. Estos niños nunca aprenderán lo maravilloso que es correr, nadar o saltar.

El nacimiento de una momia. Zahra Abutalib, de Marruecos, dio a luz a un niño que llevó durante casi medio siglo. Esta impactante historia comenzó en 1955 cuando Zahra estaba de parto. La llevaron al hospital y, después de examinarla, le ofrecieron una cesárea. Pero entonces Zahra vio morir a su compañera de cuarto debido a una operación seria. La mujer decidió rechazar la ayuda de los médicos y dar a luz a sí misma. Zahra fue llevada de regreso a su pequeño pueblo en las afueras de Casablanca. Pronto el dolor desapareció y el niño dejó de moverse. La mujer decidió que el bebé "se durmió". Tal visión puede parecernos absurda, pero según las creencias marroquíes populares, los "niños dormidos" pueden vivir en el vientre de una mujer, defendiendo su honor. Cuando la mujer tenía 75 años, los dolores insoportables volvieron a ocurrir. Los médicos realizaron una ecografía y descubrieron que su "bebé dormido" era en realidad un embarazo ectópico. Ni siquiera es sorprendente cómo sobrevivió Zahra, sino el hecho de que el feto muerto fue aceptado por el cuerpo como otro órgano. En condiciones normales, si no se detecta un feto en crecimiento incorrecto a tiempo, se producirá la deformación y la ruptura de los órganos femeninos que lo contienen. Entonces la madre tiene pocas posibilidades de mantenerse con vida. En el caso de Zakhra, los médicos realizaron una operación de cinco horas y sacaron al feto ya calcificado. Pesaba más de 2 kilogramos y medía unos 40 centímetros de largo. La petrificación de los bebés es un hecho médico extremadamente raro. La Royal Society of Medicine afirma que solo 290 de estos casos han sido documentados.

Ver el vídeo: The Extraordinary Case of Alex Lewis Miracle Documentary. Real Stories (Septiembre 2020).