Información

Familias de Palestina

Familias de Palestina

Los musulmanes y los cristianos que viven en Palestina no entran en conflicto entre sí, sino que se consideran aliados. Parece que no debería haber tantas contradicciones entre los musulmanes que honran el Corán, pero el concepto de fe a menudo es bastante vago aquí, y las tradiciones han arraigado en la vida de los palestinos.

La mujer palestina es una imagen colectiva. Los aldeanos son muy diferentes de las mujeres urbanas. Las mujeres palestinas urbanas son más educadas, con amplios intereses y perspectivas de la vida. En la ciudad, las mujeres se visten según su propio gusto, aquí la influencia de la tradición es débil. Las mujeres rurales a menudo se pueden encontrar usando abayas negras con bordados, a veces las mujeres están en niqabs. Casi todas ellas son amas de casa, su principal entretenimiento son las series de televisión turcas y las reuniones en un círculo de mujeres. La mujer de la familia tiene una autoridad considerable, se escucha su opinión.

Es costumbre que los árabes ortodoxos que viven aquí se comprometan unos seis meses antes de la boda. Los árabes ortodoxos son personas ruidosas pero tranquilas, su fe es cordial y directa. Se siguen estrictamente las tradiciones, siendo personas muy conscientes. Ni siquiera siguen el calendario de la iglesia, simplemente viven observando los ayunos muy estrictamente. Si vas a su casa durante el ayuno, y habrá una comida rápida en la mesa, entonces estarán muy avergonzados y comenzarán a disculparse.

Las leyes de hospitalidad se observan estrictamente aquí. Vale la pena llamar a cualquier hogar cristiano, y será alimentado y regado, y luego le preguntarán por qué vino. Los divorcios no están previstos por ley. Si hay una disputa seria, una mujer puede dejar a sus hijos con seguridad a su esposo y volver a vivir con su madre. El esposo vendrá por ella y la persuadirá para que regrese.

El divorcio se considera y equipara a una enfermedad mental grave, una familia rara donde hay familiares divorciados está condenada a la extinción natural. Nadie dará a su hija en matrimonio a una familia así, no pedirán una novia de esa familia (la misma situación surge si la familia tiene enfermedades que se heredan). Hoy en día en las familias cristianas locales es costumbre tener tres o cuatro hijos, lo cual no es mucho para los estándares locales.

Las familias musulmanas que practican la poligamia tienen un promedio de doce hijos, pero las familias cristianas tienen una actitud completamente diferente hacia los niños. Aquí se acostumbra cuidar más su salud, educación, educación, están mejor vigilados. Para los musulmanes, los niños crecen en la calle como hierba en un campo.

A pesar de esto, en la actualidad las relaciones interreligiosas son bastante amigables en su naturaleza: los matrimonios interreligiosos son muy comunes. Por tradición, los cónyuges son seleccionados por los padres para los jóvenes, esperando solo su consentimiento. Los niños son criados en la confesión de su padre.

Si los niños son enviados a estudiar en una escuela cristiana estadounidense, incluso los musulmanes que envían a sus hijos a esta escuela firman un documento que declara que no tienen objeciones al estudio del cristianismo por parte de los niños. En otras escuelas, existe la siguiente división: en las lecciones de la Ley de Dios, los musulmanes estudian el Corán, los cristianos, la Biblia.

Los musulmanes tienen un fuerte deseo de enviar a sus hijos a escuelas cristianas. Esto se debe, en primer lugar, al hecho de que las escuelas son limpias y ofrecen una buena educación. En segundo lugar, los cristianos se ven obligados a mostrar tolerancia, de acuerdo con lo cual muchos niños son aceptados para estudiar de forma gratuita.

Muchas escuelas privadas cristianas tendrán diez cristianos en una clase de veinticinco, cuyos padres pagan una cantidad impresionante de matrículas cada mes. También habrá quince musulmanes que recibirán capacitación gratuita.

Otro aspecto de la realidad son los campamentos de refugiados palestinos, que no pagan electricidad, agua, medicinas, educación o impuestos, que dura décadas. Cada segunda familia palestina vive con cinco dólares al día, por lo que tienen que pedir dinero prestado incluso para la comida.

Palestina prohíbe a los niños menores de 15 años, pero los escolares palestinos ayudan a sus padres a ganarse la vida vendiendo chatarra encontrada en los vertederos a los compradores.

Actualmente, una cuarta parte de la población palestina vive por debajo del umbral de pobreza. Según las estadísticas, más del 53% de la población palestina es menor de 18 años. Muchos de ellos mueren en enfrentamientos, y los que son un poco afortunados se convierten en prisioneros de las mazmorras israelíes.

Según datos de UNICEF, uno de cada diez niños palestinos menores de cinco años tiene retraso en el crecimiento, y uno de cada cinco sufre de anemia como resultado de la desnutrición crónica o aguda. Debido a la desnutrición de las mujeres embarazadas, los niños que aún no han nacido corren el riesgo de nacimientos prematuros y enfermedades.

Ver el vídeo: Familias Palestinas desalojadas por Israel (Noviembre 2020).