Información

Familias de Canadá

Familias de Canadá

Es muy importante para cualquier persona preservar lo que respetan sus padres, que ha estado guardado en la familia durante mucho tiempo, todas las reglas y costumbres inherentes a la nacionalidad, los valores familiares y las costumbres tradicionales de las vacaciones y otros eventos importantes. Es muy fácil perder todo esto, y especialmente en la actualidad, cuando una nueva ola ha barrido el mundo y el ritmo de la vida ha cambiado drásticamente.

Muchas tradiciones pueden parecer hoy demasiado insignificantes e inaceptables en el mundo moderno, cuando se necesita mantener un estilo de vida especial para poder avanzar y no quedarse en un solo lugar.

Debemos desarrollarnos, pero debemos hacerlo de tal manera que no perdamos lo más preciado del mundo: la familia, nuestros parientes y amigos, con quienes debemos mantenernos en contacto.

Los canadienses aceptan todas las tendencias del nuevo mundo, las tradiciones modernas, la forma de vida. Sin embargo, al mismo tiempo, se mantienen fieles a su forma de vida, que han aprendido a combinar con las peculiaridades del mundo civilizado.

Las reglas que se establecieron hace muchos años no se han cancelado y nadie las cancelará, no han cambiado en absoluto desde que aparecieron los primeros colonos en Canadá, que crearon su propia sociedad y su cultura.

Incluso si esta cultura no era original, combinaba las características de diferentes culturas y naciones. Hoy, los canadienses honran sus características tradicionales y las reglas que se han establecido. Es más fácil para los canadienses percibir el mundo moderno, porque el país es joven y la población puede percibir más fácilmente lo que es difícil para otros países con tradiciones ancestrales.

Para cada nacionalidad, la reverencia por los padres y los ancianos es en primer lugar. Canadá en este sentido no es una excepción, y los padres son muy respetuosos aquí. Los niños intentan permanecer siempre cerca del hogar de los padres, creando su propia familia.

Muy raramente, los niños se van a otras ciudades para poder proporcionar siempre la asistencia necesaria a sus seres queridos. Cualquier dificultad en la vida, problema y problema une a toda la familia, que en conjunto trata de resolver todos los problemas.

Las niñas y los jóvenes en Canadá son muy independientes y, aunque siguen siendo estudiantes, pueden abandonar su hogar parental y comenzar una vida independiente. Muy a menudo los jóvenes van al extranjero a estudiar, donde también pueden quedarse si encuentran un trabajo prestigioso.

Sin embargo, con el tiempo, todavía regresan para reunirse con su familia, son transferidos al trabajo o simplemente encuentran un nuevo lugar de trabajo. Ambos cónyuges en una familia generalmente provienen de la misma ciudad o región, porque en este caso, ambos tienen intereses comunes, costumbres comunes y comprensión de las cosas de la misma manera.

Los canadienses se distinguen por un estilo de vida tranquilo y medido y debemos rendirles homenaje, porque ellos mismos, juntos o por separado, han creado para sí mismos un nivel de vida en el que tienen todo lo que necesitan para una vida feliz en abundancia.

La contribución de cada persona es de gran importancia, porque cada canadiense es un verdadero patriota de su país. Mucho depende de las familias canadienses precisamente porque son muy amigables y fuertes. Debido a tales familias, el país en sí se está fortaleciendo, porque no se pierden excelentes especialistas, las personas trabajan por el bien de su país.

Hay muy pocos casos de divorcios y familias monoparentales en el país, porque el matrimonio es un paso serio para los canadienses. La decisión de formar una familia no se toma de inmediato y no apresuradamente. Todas las posibles dificultades que puede enfrentar una familia joven se resuelven juntas, sopesando todos los pros y los contras, y solo después de eso se toma una decisión.

Además, la base material es de gran importancia, porque la creación de una familia no puede tener lugar cuando hay dificultades desde el punto de vista financiero. Los canadienses creen que es imposible criar niños cuando no hay suficiente dinero para crear una base sólida para su educación superior.

Habiendo decidido formar una familia, los canadienses primero deciden sobre el tema de la vivienda separada. Los padres solo se encargan de la organización de la boda y de todos los gastos relacionados con este evento. La mayor parte está del lado del novio, pero hoy en día, la mayoría de los costos se dividen en partes iguales. Cada fiesta en una boda en Canadá es un regalo muy rico para los jóvenes.

Por lo general, las ceremonias de boda se llevan a cabo en la casa de los padres de la novia, donde se reúnen todos los familiares y amigos, amigos de la joven pareja y otros invitados. Muy a menudo, los sacerdotes son invitados a la ceremonia de la boda, que se convierten en una alternativa a ir a la iglesia. Resulta que el mismo día se lleva a cabo una iglesia y un matrimonio legal, después de lo cual los jóvenes cónyuges se conectan entre sí y ante las personas y ante Dios.

Hoy en día, las parejas jóvenes dejan a todos sus invitados inmediatamente después de la celebración de la boda para irse de viaje de luna de miel. Se ha convertido en una tradición en Canadá durante mucho tiempo, cuando los cónyuges jóvenes pasan sus primeros días fuera de casa para estar solos y comprender que ahora están realmente estrechamente conectados entre sí por los lazos familiares. Es en este momento que los cónyuges pueden experimentar plenamente el comienzo de una vida independiente.

Los canadienses también crían a sus hijos en el espíritu de sus tradiciones indiscutibles, que también serán heredadas por sus hijos. El amor por el país, el trabajo y la vida por el bien del país, el respeto y el amor por los padres, la reverencia por la generación mayor: esta es la base para criar a cada niño en una familia canadiense. El espíritu del patriotismo se desarrolla desde la primera infancia, cuando el niño apenas comienza a tomar conciencia del mundo que lo rodea.

Cada generación tiene sus propios cambios, cada uno tiene su propia visión del mundo que los rodea y de todo lo que sucede a su alrededor. Sin embargo, al mismo tiempo, para un canadiense, incluso no puede surgir la idea de que pueda romper las reglas y tradiciones de su familia e ir en contra de sus padres, aunque los niños canadienses siempre se crían con relativa libertad.

Ver el vídeo: Testimonio Familia inmigrante en canada (Octubre 2020).