Información

Los cadáveres más misteriosos

Los cadáveres más misteriosos

Científicos de la Universidad canadiense de Dalhousie, junto con colegas de la Universidad de Hawai, recientemente hicieron la pregunta: "¿Han reconocido las personas todas las especies que viven en el planeta?" Por lo tanto, el 85% de todos los seres vivos siguen siendo misteriosos.

Por ejemplo, los humanos catalogaron solo alrededor del 7% de la cantidad predicha de hongos, y conocemos solo alrededor del 10% de los organismos que viven en el océano. Por esta razón, los biólogos no se sorprenden particularmente cuando la naturaleza arroja periódicamente cadáveres de criaturas previamente desconocidas.

Hay muchas historias en la historia sobre el hallazgo de misteriosas criaturas marinas, animales terrestres y personas inusuales. A continuación se presentan los diez cadáveres más inusuales y misteriosos. Los científicos pueden explicar estos fenómenos, pero los escépticos creen que esto es solo un intento de ocultar la verdad.

Princesa persa Este extraño hallazgo se realizó el 19 de octubre de 2000 en Baluchistán. Científicos pakistaníes recibieron información de un hombre Ali Akbar y una cinta de video en la que se filmó una momia antigua. Se decía que había estado en el mercado negro por $ 20 millones. Después del interrogatorio, Akbar llevó a la policía a la casa de Wali Mohammed Riki en Harán, cerca de la frontera afgana. Ricky, a su vez, dijo que recibió una momia de un iraní llamado Sharif Shah Bahi, quien descubrió un cadáver único después de un terremoto cerca de Quetta. En una conferencia de prensa especialmente convocada el 26 de octubre de 2000, los arqueólogos de una universidad en Islamabad dijeron que el cuerpo pertenecía a una princesa que murió hace unos 2.600 años. La momia yacía en un ataúd de madera dorado. Sobre su pecho había un plato con escritura cuneiforme, y el sarcófago estaba hecho de piedra. El cuerpo descansaba en una mezcla de cera y miel. La princesa llevaba una elegante corona dorada en la cabeza. Estaba escrito en él que el nombre de la mujer era Rodugune, ella era la hija del rey de Persia Jerjes I y miembro de la dinastía aqueménida. El hallazgo de la princesa persa fue una sensación arqueológica. Después de todo, nunca antes se han encontrado momias aquí, este proceso se consideró único y peculiar solo en el antiguo Egipto. Después del descubrimiento de la princesa, Irán y Pakistán lucharon por el derecho a poseerla.

La historia de la princesa persa ha inspirado a muchos arqueólogos a investigar este caso. Pronto se descubrió que la inscripción en el peto de la momia contenía algunos errores gramaticales. Una serie de rayos X mostró que algunas de las operaciones típicas de las técnicas de momificación egipcias se habían perdido. El profesor pakistaní Ahmad Dani, después de estudiar el artefacto, llegó a la conclusión de que el cadáver no era tan viejo como el ataúd. Un estudio posterior del tema llevó a la conclusión de que el cuerpo momificado de la princesa en realidad pertenecía a una mujer moderna, de entre 21 y 25 años. Ella falleció en 1996 y fue asesinada con un objeto contundente en el cuello. El 5 de agosto de 2005, se anunció que el cuerpo sería enterrado de acuerdo con las costumbres locales. Sin embargo, sigue sin enterrarse debido a numerosos retrasos burocráticos.

Gota chilena. En julio de 2003, se encontró una masa de carne gris en descomposición de 13 toneladas en una playa en Los Muemos, Chile. La carcasa tenía unos 12 metros de largo y 6 metros de ancho. La noticia del descubrimiento se extendió por todo el mundo, porque los biólogos no podían entender exactamente qué encontraron. Aparecieron artículos que explicaban la pertenencia de los restos gelatinosos a un pulpo gigante, desconocido para la ciencia. Otros científicos creían que podrían ser los restos de un enorme cachalote o tiburón. El cuerpo fue donado a científicos chilenos, pero utilizaron una solución de formaldehído para el almacenamiento. Desafortunadamente, destruyó secuencias de ADN que luego podrían identificarse en el laboratorio.

Sin embargo, un año después, los científicos pudieron descubrir a partir de fragmentos de ADN que el cadáver encontrado pertenecía a un cachalote. Los adultos de esta especie en realidad pueden crecer hasta 20 metros de longitud y pesar hasta 57 toneladas. Se han registrado casos similares de grandes cachalotes en la historia. Los seres humanos suelen ver criaturas marinas inusualmente grandes. Podemos recordar los casos de encontrar tales cadáveres en Tasmania (1960), Gambia (1983), Nantucket, Massachusetts (1996), Terranova (2001) y Bermudas (1995 y 1997). Las fotografías de la burbuja chilena son de carácter similar al monstruo cuyo cadáver grande y misterioso fue arrastrado a tierra en San Agustín, Florida, en 1896.

Trunko El 25 de octubre de 1924, personas en una playa en la provincia de KwaZulu-Natal, Sudáfrica, vieron una vista inusual. Durante más de tres horas, dos ballenas y un misterioso gigante blanco lucharon en el océano. Uno de los testigos dijo que el animal parecía un enorme oso polar. Golpeó a las orcas con su enorme cola, inclinándose desde arriba. La criatura, apodada Trunko, saltó del agua 6 metros. En la tarde del mismo día, el cadáver sin sangre del animal llegó a tierra. Su cuerpo tenía unos 14 metros de largo, 3 metros de ancho y 1,5 metros de alto. Tenía una cola de tres metros, como una langosta, pero todo su cuerpo estaba cubierto con una capa de pelaje blanco de veinte centímetros. En lugar de una nariz, la criatura tenía un tronco, de 1.5 metros de largo y 14 centímetros de diámetro. Los científicos nunca pudieron examinar cuidadosamente el cuerpo. Permaneció en tierra durante 10 días, y luego la marea lo arrastró hacia atrás. Esta información fue publicada en el London Daily Mail el 27 de diciembre de 1924. Así que esa historia habría quedado olvidada si en septiembre de 2010 el criptozoólogo alemán Markus Hemmler no hubiera descubierto una colección completa de fotografías de la misteriosa criatura. Este descubrimiento proporcionó evidencia de que la gran carcasa blanca fue lavada en tierra en 1924.

Muchas personas han tratado de identificar ese cadáver. Las primeras versiones decían que Trunko era una ballena grande, gigante o tiburón ballena. El color de su piel se debió a los procesos de agua y descomposición. Se dijo que podría ser una nueva especie de ballena o algún pinniped desconocido. Se cree que el cadáver pertenecía a un elefante marino albino del sur. Al examinar la fotografía en 2010, se determinó que el cadáver probablemente pertenecía a un cachalote. Las enormes y resistentes bolsas de cuero contenían colágeno. A veces, estas partes se pueden separar cuando el animal muere. Al hacerlo, su cráneo y esqueleto se separan de la piel.

Monstruo Kitchenamaykushiba. El 8 de mayo de 2010, dos mujeres caminan por uno de los grandes lagos del noroeste de Ontario, Canadá. De repente, su perro encontró el cadáver de un animal extraño, de unos 30 centímetros de largo. Las mujeres decidieron tomar rápidamente una fotografía del monstruo y rápidamente dejar el extraño lugar. El análisis posterior de la imagen reveló que la carcasa posee algunas características faciales extrañas, diferentes del jabalí tradicional. Los colmillos eran prominentes y la cola tenía forma de rata. Cuando las mujeres decidieron visitar el lugar nuevamente unos días después, el cuerpo ya había desaparecido. Esa historia fue publicada por varias agencias de noticias, después de todo, se tomaron fotografías para probarlo.

La gente decidió comparar el monstruo Kitchenamaykushiba y el legendario mamífero Omajinaakoos, apodado el "Freak". Según las leyendas de algunas tribus indias americanas, se encontró en los humedales de Canadá. Las leyendas dicen que el descubrimiento del cadáver de este animal presagia desgracia. Sin embargo, una mayor investigación y examen de la fotografía reveló que el cuerpo no era más que un visón americano descompuesto. Pero esta conclusión fue cuestionada debido al hecho de que no había pelaje en la cara de la criatura. Pero la lana del visón debe haber quedado.

Cuerpo en Somerton. El 1 de diciembre de 1948, el cuerpo de una persona desconocida fue descubierto en Somerton Beach, en Adelaida, Australia. No había documentos con él, la identidad no podía establecerse incluso con huellas digitales y moldes dentales. Después de la autopsia, resultó que el fallecido era anglosajón, su edad era de 40-45 años. En el momento de su muerte, el hombre estaba en excelente forma física. Su altura era de 180 centímetros, estaba vestido con buena ropa. El desconocido llevaba una camisa blanca, corbata, pantalón marrón, calcetines, zapatos y un moderno abrigo europeo gris-marrón. No había etiquetas en la ropa, y el difunto estaba afeitado. Detrás de su oreja había un cigarrillo nuevo, y en el bolsillo derecho de su chaqueta había otro, medio fumado.

Los investigadores nunca pudieron determinar la identidad de la persona, ni las razones de su muerte. Las radiografías mostraron que los órganos del fallecido estaban fuertemente bloqueados y su bazo estaba notablemente agrandado. Al examinar el cuerpo, se encontró un pequeño trozo de papel en el que se imprimió "Tamam SHUD". El papel ha sido cuidadosamente cortado. La frase en sí misma significa "completado" o "fin". Estas palabras están escritas en la última página de la colección de Omar Khayyam "Rubai". Los poemas allí dicen que debes vivir tu vida al máximo y no lamentarte cuando termine. La policía australiana se interesó en este caso y el cuerpo fue embalsamado el 10 de diciembre de 1948, a la espera de una aclaración.

Esta historia ha sido publicada. Se encontró a un hombre que descubrió una copia rara de la edición de la traducción de Edward Fitzgerald "Rubai" en su automóvil abierto en la noche del 30 de noviembre de 1948. Curiosamente, las mismas palabras faltaban en la última página del libro. Pero estaba el número de teléfono de una ex enfermera que vivía a solo 800 metros de la escena del crimen. La mujer misma, llamada Jestine, negó cualquier conexión con la persona desconocida encontrada. Pero ella explicó que le había dado este libro a un oficial, quien, sorprendentemente, pudo presentarlo sin ningún daño. En enero de 1949, se encontró la maleta de un hombre misterioso en la estación de tren de Adelaida. Todas las etiquetas también fueron cortadas. Pero incluso el conjunto de cosas no permitió que nadie se acercara a resolver quién era realmente. Alien o Spy? ¿O tal vez solo un miembro de un enfrentamiento de gángsters?

Lyuba En mayo de 2007, un criador y cazador de ciervos, Yuri Khudi, encontró el cadáver de un bebé mamut congelado. Sucedió en Yamal, en el frío Ártico. El cadáver de medio centímetro fue apodado Any. La altura del animal una vez peludo era de 85 centímetros, y su longitud desde la punta de la cola hasta la punta del tronco es de 1.3 metros. Los científicos han descubierto que el bebé murió a la edad de 1 mes hace unos 42 mil años. Esta carcasa de mamut es una de las mejor conservadas del mundo. Los ojos, el pelaje, el torso, la piel y los órganos internos del cuerpo permanecieron intactos.

Los científicos pudieron encontrar en el estómago del mamut la leche de su madre y en los intestinos de Lyuba - heces. Se ha obtenido evidencia de que, como los elefantes de hoy, algunos juveniles ya se alimentaban de las heces de sus parientes adultos. Lyuba murió sana. Sus órganos estaban en perfectas condiciones. Lo más probable es que el mamut se haya quedado atascado en el barro, donde se asfixió. La sustancia de arcilla marinó los restos del mamut y preservó la carcasa prácticamente en su estado original. Este descubrimiento sorprendió a los científicos de todo el mundo. Al examinar los dientes de Lyuba, los investigadores esperan comprender mejor qué causó la Edad de Hielo y por qué muchos mamíferos, incluidos los mamuts, se extinguieron hace unos 10 mil años. Un equipo de científicos japoneses actualmente está experimentando con la obtención de muestras de ADN intacto de Luba. Esperan clonar al animal. El hallazgo de este cuerpo ha generado toda una ola de investigaciones modernas sobre la llegada de la edad de hielo y la extinción de los mamuts como especie.

Monstruo Montauk. Este es el nombre de un misterioso cadáver que fue arrojado a la playa en una playa cerca de Nueva York en julio de 2008. Los cuerpos fueron encontrados por Jenna Hyut, de 26 años. Ella, junto con tres de sus amigos, descubrió el cadáver en Ditch Beach, que pertenece a la ciudad de East Hampton. El animal era aparentemente desconocido. Esta historia fue publicada por un periódico local. Los periodistas sugirieron que el cuerpo pertenece a una tortuga marina o algún mutante del Centro de Investigación de Enfermedades Animales. El director de East Hampton Wildlife Sanctuary, Larry Penny, dijo que era un mapache al que le faltaba la mandíbula superior. Los habitantes de Montauk temían que esos monstruos vivieran en algún lugar cercano. Y el fabricante de una de las bebidas energéticas ha prometido una recompensa a cualquiera que capture viva a tal criatura.

Después de fotografiar al monstruo, su cadáver desapareció rápidamente y sin dejar rastro. Pero la imagen se extendió rápidamente por Internet, y muchos medios de comunicación informaron la historia. Una mujer no identificada dijo que el animal era del tamaño de un gato doméstico. La versión de tortuga era insostenible. El punto es que el caparazón de la tortuga no se puede separar fácilmente del cuerpo sin dañar la piel. Se dijo que el cuerpo podría haber pertenecido a una rata de agua, un perro descompuesto o un coyote. Y la pérdida de cabello se atribuyó a la exposición al agua. Los científicos de la fotografía determinaron que el cuerpo pertenecía a un mapache. Esto se contó el 14 de marzo de 2011 en un programa especial en el canal National Geographic.

Cadáver en Zuyo Maru. El 25 de abril de 1977, el arrastrero japonés Zuyo Maru navegó al este de Christchurch, Nueva Zelanda. De repente resultó que una criatura desconocida estaba enredada en las redes de arrastre del barco a una profundidad de 300 metros. La tripulación sacó un cadáver masivo a la superficie. A las personas se les presentó una carne descompuesta maloliente, que pesaba unos 1800 kilogramos y medía unos 10 metros de longitud. La criatura tenía 1,5 metros de altura, tenía un cuello largo, cuatro grandes aletas rojizas y una cola de dos metros. Según los informes de los marineros, no tenía aleta dorsal ni órganos internos. Después de examinar el cuerpo, la tripulación del barco se dio cuenta de que el cadáver pertenecía a una criatura marina previamente desconocida. A pesar de la importancia potencial del hallazgo, el Capitán Akira Tanaka decidió, fuera de peligro, arrojar el cadáver al océano. Sin embargo, antes de eso, se tomaron varias fotos de la extraña criatura. El equipo recolectó muestras de la piel del animal para su posterior análisis. La historia de este incidente, junto con fotografías, se publicó en muchos periódicos japoneses. Los ciudadanos locales estaban muy intrigados por esta criatura. Una verdadera manía de plesiosaurio se extendió por todo el país. Después de todo, algunos científicos autorizados aseguraron seriamente que los restos no podrían pertenecer a un plesiosaurio extinto.

El 25 de julio de 1977, se obtuvieron los primeros hallazgos preliminares en muestras de tejido de la criatura. Se decía que el espécimen era de naturaleza similar al grupo de aletas de criaturas vivientes. Por ejemplo, podría ser un tiburón gigante. Es el segundo pez más grande del mundo, con un tamaño promedio de 9 metros, pero puede llegar a medir 12 metros. Después de la muerte, el tiburón gigante pierde la parte inferior de la cabeza, las aletas dorsales y caudales, lo que hace que sus restos sean similares al cadáver de un plesiosaurio. Los científicos hicieron la vista gorda ante algunas de las rarezas presentes en la fotografía. Entonces, la criatura tenía un par de aletas superiores simétricas.

Momia de montaña San Pedro. En octubre de 1932, dos buscadores descubrieron una habitación extraña en las montañas de San Pedro. Cecil Mine y Frank Carr explotaron allí por oro a 60 millas al suroeste de Casper, Wyoming. La sala tenía unos 1,2 metros de altura, el mismo ancho y unos 4,5 metros de largo. Entrando allí, los mineros encontraron a la momia del hombrecito. El cadáver fue encontrado en posición vertical con los brazos y las piernas cruzados. El hombre estaba sentado perpendicular al suelo en una pequeña repisa. La momia pesaba unos 300 gramos. La figura tenía unos 17 centímetros de altura, lo que significa que, de pie, el hombre alcanzó los 35 centímetros.Su piel era marrón y arrugada, su cráneo era plano, y sus ojos estaban ligeramente abultados y tenían los párpados pesados. La momia tenía una nariz chata, boca ancha y labios delgados. El cuerpo estaba tan bien conservado que incluso las uñas eran visibles. Su cabeza estaba cubierta con una sustancia oscura como gelatina, pero la figura en sí estaba bastante bien conservada. Los buscadores llevaron la momia a Casper, donde causó una verdadera sensación. Allí se le dio el nombre de Pedro. Científicos de todo el país vinieron aquí para inspeccionar los restos inusuales. En 1950, fueron radiografiados. Mostró que dentro del cuerpo hay un esqueleto completamente formado, como un humano, y órganos internos. Por lo tanto, la suposición de engaño fue barrida de inmediato. La criatura tenía varios huesos rotos, incluida la columna vertebral, la clavícula y el cráneo. Esto, como la sangre coagulada en la parte superior de la cabeza, hizo posible asumir sobre la muerte violenta de Pedro.

Henry Shapiro, antropólogo biólogo del Museo Americano de Historia Natural, examinó de cerca el cuerpo. Después de estudiar las imágenes de rayos X, el científico llegó a la conclusión de que en el momento de la muerte, este hombre tenía unos 65 años. La momia tenía colmillos bastante grandes en relación con otras partes del cuerpo, como si fuera una especie de vampiro. Esos hallazgos fueron confirmados por científicos de la Universidad de Harvard en la década de 1950. Sin embargo, 30 años después, apareció otra versión. George Gill, un antropólogo forense, propuso una teoría diferente. Él cree que era el cuerpo de un bebé de una tribu desconocida de indios. De hecho, unos años después de Pedro, se encontró otro cuerpo similar en la misma área. Esta vez, la momia 10 de 10 centímetros fue una vez una mujer. Gill sugirió que el niño simplemente sufría de anencefalia. ¿Pero cómo explicar la boca llena de dientes? En 1993, el zoólogo de Sarre sugirió que se trataba de un feto anormalmente desarrollado que había sido cubierto con la piel de un adulto. La enfermedad le dio al cráneo y al cerebro un tamaño anormal.

Pero los indios tienen su propia opinión sobre Pedro. El hecho es que casi todas las tribus tienen leyendas sobre personas pequeñas. Una vez habitaron América durante mucho tiempo, tal vez se han quedado para vivir en los bosques hasta el día de hoy. Las leyendas dicen que esas personas tenían entre medio metro y un metro de alto. Los indios shoshone dicen que tales enanos son criaturas peligrosas y malvadas que disparan flechas venenosas a las personas. Dicen que cuando un enano envejece o se enferma, sus compañeros de la tribu simplemente lo matan con un golpe en la cabeza. Curiosamente, la mayoría de estas historias se conocían mucho antes de que Pedro fuera descubierto.

Durante varios años, la momia estuvo en exhibición en una farmacia local. Luego fue comprado por un empresario de Nueva York. Desde entonces, el cuerpo de Pedro nunca ha sido visto. Por lo tanto, uno solo puede adivinar sobre el origen del hombre. La ciencia moderna podría proporcionar más información sobre él. Es por eso que se ha anunciado una recompensa de $ 10,000 por el regreso de la momia.

Una criatura de Panamá. Este es el apodo de un cadáver fotografiado cerca de la ciudad panameña de Cerro Azul en septiembre de 2009. Se publicaron muchos artículos sobre ese evento. Según ellos, una cierta criatura flexible que emerge de la cueva fue descubierta por un grupo de adolescentes que jugaban en la orilla del lago. Los niños informaron que tenía la piel desnuda y dientes afilados. Los rasgos faciales eran asquerosos, una nariz opaca y brazos largos. Cuando el animal se les acercó, los adolescentes lo arrojaron con piedras y lo golpearon hasta la muerte con palos. El cuerpo fue fotografiado y luego arrojado a un cuerpo de agua.

Cuando los adolescentes enviaron sus fotos para la televisión panameña, la historia se extendió rápidamente por todo el mundo. Muchos científicos especularon sobre qué tipo de criatura era. Se dijo que podría ser un oso hormiguero o un perezoso, simplemente sin piel por alguna razón. Tal vez se trataba de una nueva especie desconocida. Pocos días después del incidente, la información oficial provino de la Autoridad Nacional de Conservación de Panamá. Se decía que los científicos habían hecho una biopsia de un perezoso. Fue su cadáver el que fue arrojado a la basura. Y sus formas extrañas fueron causadas por la posterior descomposición submarina.

El hecho mismo de que la criatura resultó ser un cadáver vivo es alarmante. Además, no está claro cómo la criatura se metió en el agua: ¿fueron arrojados allí los científicos o los niños? ¿Y cómo podrían los adolescentes tener miedo de un perezoso que se mueve a una velocidad de aproximadamente 2 metros por minuto? Este animal es absolutamente inofensivo. Para desnudarse, el perezoso tuvo que estar en el agua el tiempo suficiente. En las fotografías originales, el agua y sus huellas no son visibles en absoluto. Los escépticos dicen que la cabeza es claramente animal, pero el torso es extraño y las extremidades generalmente se parecen a las manos humanas delgadas.

Ver el vídeo: Los Cuerpos del Everest Imágenes reales (Octubre 2020).